Metanoia: una actitud… y una estatua

18 marzo 2022Artículo

El artista belga Johan Tahon ya había presentado su escultura titulada Metanoia al P. General Arturo Sosa y al Papa Francisco. Representa a San Ignacio en su proceso de conversión, en particular durante la transformación interior que el caballero, herido en las piernas, experimentará durante su convalecencia.

Esto fue al principio del Año Ignaciano en mayo de 2021. El programa del Año Jubilar en Roma incluye la presentación pública de esta obra en diversos lugares jesuíticos visitados por peregrinos y turistas. Primero en le camerette, las habitaciones de San Ignacio, de septiembre a diciembre de 2021, en Sant’Andrea al Quirinale, en enero y febrero de 2022, y ahora, para la Cuaresma de 2022, Metanoia – palabra griega que evoca la actitud de conversión, el giro del corazón – se presenta en la iglesia de Sant’Ignazio, en el corazón de Roma.

La inauguración de la exposición en esta iglesia tuvo lugar el 6 de marzo, primer domingo de Cuaresma. La iglesia ha creado un espacio que se adapta perfectamente a la estatua, con su entorno artístico y su iluminación. Organizado por el rector, P. Vincenzo D’Adamo, el acto incluyó cuatro intervenciones antes de ser clausurado por un concierto de órgano del maestro Filippo Manci. Éste interpretó obras de Bach, Brahms y Mendelssohn, poniendo en diálogo el arte de la escultura y el de la música.

En primer lugar intervino Pascal Calu, estudiante jesuita responsable de la animación universal del Año Ignaciano en el Servicio de Comunicaciones de la Curia General. Destacó la importancia de los sueños en la vida espiritual; nos permiten avanzar hacia proyectos más grandes de lo que podemos imaginar. Incluso en la debilidad, como resultado de las heridas, la conciencia de nuestra vulnerabilidad abre un espacio para la conversión. Ésta fue la experiencia de Ignacio; está bien expresada en la estatua de Johan Tahon.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

 

Maria Cristina Misiti, que ha trabajado durante mucho tiempo en el Ministerio italiano de Patrimonio y Actividades Culturales, habló de la relación entre «conservación e innovación» en el arte. Comentó el interés de la intrusión de la creación artística contemporánea en el culto y en los espacios sagrados. Subrayó cómo la iglesia de San Ignacio, al ofrecer hospitalidad a la obra titulada Metanoia, se transformaba en una grandiosa pantalla que permite la armonía entre el pasado y el presente.

A continuación fue el turno de Claudio Strinati, profesor, historiador y musicólogo, que hizo la conexión entre la escultura expuesta ese día e Ignacio de Loyola. Se centró en la palabra «ignis«, fuego, que encuentra en el nombre de Ignacio de Loyola. Según él, la religión y el arte han sido conjuntamente una fuente de inspiración para la tradición jesuita. El arte tiene una dimensión «subliminal» que deja pasar el espíritu. El fuego es también una fuente de luz, la luz aporta iluminación – no sólo externa sino también interna – y revela la naturaleza del espíritu. Metanoia inspira al profesor Strinati a pasar del combatiente herido en la guerra al combatiente comprometido con la fe. Lo que puede parecer finito, limitado, da paso a una nueva perspectiva; se abre un paso; la fragilidad encuentra fuerza en la obra escultórica.

Debido a un problema de salud, Johan Tahon no pudo estar presente en la iglesia de San Ignacio ese día. Su mujer, que le acompaña desde hace 20 años en su trayectoria artística, habló de la importancia de esta obra para su marido. Recordó que fue, después de una peregrinación a Loyola y tras quedar marcado por la difícil experiencia que tuvo que vivir Ignacio, cuando Johan Tahon había creado esta obra, que identificó después con San Ignacio. Fue entonces, al sentirse especialmente conmovido por la apertura de espíritu y el interés del Papa Francisco por la interpretación que él, como escultor, había hecho de la experiencia ignaciana, cuando tuvo la oportunidad de entregarle su obra.

Si estás en Roma, o vas a estar en ella de aquí a mediados de mayo, no dejes de ir a ver Metanoia en la iglesia de San Ignacio. Después se expondrá hasta el final del Año Ignaciano, el 31 de julio, en la Iglesia del Gesù de Roma.

Written byÉcrit parEscrito porScritto da Ignatian Year Team
Estamos orgullosos de cubrir y promover las noticias y eventos más importantes del Año Ignaciano 2021-2022. ¡Lea más en ignatius500.global y jesuits.global!

More articlesPlus d’articlesMás artículosAltri articoli

La oración apostólica de San Ignacio

La oración apostólica de San Ignacio

Durante este Año Ignaciano, publicamos una serie de homilías que el P. General Kolvenbach pronunció en las fiestas de San Ignacio. En esta homilía, el P. Kolvenbach habla de la oración apostólica de San Ignacio. Iglesia de Jesús, Roma, 31 de julio de 2004 Celebrando...

Hombre de oración

Hombre de oración

Durante este Año Ignaciano, publicamos una serie de homilías que el P. General Kolvenbach pronunció en las fiestas de San Ignacio. En esta homilía, el P. Kolvenbach habla de Ignacio como hombre de oración. Iglesia de Jesús, Roma 31 de julio de 2002 Al celebrar hoy con...

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…   Este artículo se publicó por primera vez en el Anuario de los Jesuitas de 2021. Puede encontrar el Anuario completo siguiendo este enlace.   El 21 de febrero de 2014, cuando me dirigía a presidir la...

Pin It on Pinterest