Compartir la fe a través del arte

7 abril 2022Artículo

Durante esta celebración del Año Ignaciano, San Ignacio de Loyola es retratado de múltiples maneras, desde las tradicionales -como se ve en las grandes pinturas, esculturas y textos antiguos de Europa- hasta las más actuales, normalmente como ilustración o incluso diseño gráfico. Un joven jesuita polaco, el P. Mateusz Orlowski, ha realizado recientemente su propio retrato de Ignacio. “La conversión de Íñigo de Loyola” capta el rostro de un hombre joven y apuesto, lleno de vida y energía, también vulnerable y descarnadamente humano.

 

Esta entrevista con el P. Mateusz Orlowski se publicó por primera vez en la página web de la Conferencia de Asia Pacífico (JCAP): https://jcapsj.org/blog/2021/06/16/sharing-the-faith-through-art/

 

 

“Hay muchos cuadros de San Ignacio, pero la mayoría de ellos lo representan en las últimas etapas de su vida, como fundador de la Compañía de Jesús. Hay algunos cuadros que muestran a Ignacio justo después de su conversión, cuando era muy joven, pero suelen utilizar una forma similar de pintar su rostro, ya bastante viejo y calvo”, comparte el P. Orlowski. “Cuando empecé a pensar en retratar a Ignacio no quería seguir el mismo patrón… Quería mostrar en este retrato que antes de la conversión era un cortesano y un soldado. Una de las cosas que me inspiró fue la película de 2016, “Ignacio de Loyola”, que mostraba a Ignacio como un personaje joven, valiente y lleno de vida.”

 

Desde la idea inicial, tardó unos tres meses en terminar el cuadro. Su proceso creativo tuvo dos pasos cruciales: “La primera fue encontrar la composición adecuada y la segunda fue averiguar cómo pintar el rostro

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
de Ignacio”, dice. “La primera parte me llevó alrededor de un mes. Hice unos cuantos dibujos y pinturas pequeñas tratando de encontrar la mejor composición. Una vez que la encontré, empecé a trabajar en el rostro”. Se decidió por un estilo muy realista, queriendo que la imagen fuera reconocible como San Ignacio. “Necesitaba algunas imágenes de referencia. Por supuesto, no tenemos fotos, pero lo que tenemos es su máscara funeraria. La utilicé para obtener la semejanza básica con el verdadero Ignacio”, explica. “El resto de la cara es mi imaginación y algunas otras fotos de referencia que ayudaron con el cuello, el pelo y la ropa”. El P. Orlowski discutió los resultados con sus hermanos y amigos jesuitas. “Sus comentarios fueron muy útiles para hacer las correcciones necesarias y me aseguraron que iba en la dirección correcta”.

 

 

 

 

El P. Orlowski, que estudió arte en Polonia, está ahora destinado a Taiwán, donde lleva menos de un año aprendiendo mandarín. “A medida que mis conocimientos del idioma fueron mejorando, empecé a hacer algo de trabajo pastoral”, dice. “También he empezado recientemente a dar clases de pintura de iconos. Aunque tengo bastante experiencia en este campo, enseñar a pintar iconos en Taiwán es todo un reto, no sólo por el idioma, sino también por los diferentes contextos culturales. En Polonia, crecemos en una cultura cristiana y estamos rodeados de arte cristiano. Aquí es diferente”.

 

Su deseo de ser misionero proviene de sus días de noviciado, al principio de su formación como jesuita. “Después de leer las historias de San Francisco Javier y Matteo Ricci, y una historia más contemporánea del P. Pedro Arrupe y su experiencia en Japón, me sentí muy inspirado”, dice. “Sus vidas me parecieron realmente fascinantes”. Unos años después, empezó a discernir la llamada de Dios para que fuera a Asia. “Mis superiores aceptaron darme la oportunidad de escuchar con más atención esta llamada”, recuerda. Estudió idiomas en el Centro de Estudios Chinos de Pekín, una institución dirigida por los jesuitas que promueve el entendimiento mutuo entre China y otras culturas. Tras terminar sus estudios en Polonia, volvió a Asia “para continuar este experimento misionero”.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

 

“Creo que el arte es una gran plataforma para el ministerio. Ofrece la gran ventaja de poder llegar a un público amplio. Normalmente, en nuestros ministerios, estamos limitados a la llamada ‘burbuja de la Iglesia’. Es muy difícil llegar a la gente fuera de esta burbuja”, dice el P. Orlowski. “Mi exposición de graduación en la Universidad de las Artes de Poznań versaba sobre símbolos cristianos antiguos y motivos bíblicos. En sentido estricto, no había cuadros religiosos, pero como mi obra estaba relacionada con la Biblia y el cristianismo, naturalmente provocaba algunas preguntas sobre la fe y Dios. Mostrar estos cuadros a mis colegas y a otras personas interesadas en el arte figurativo me dio una especie de excusa para hablar de espiritualidad y fe, fuera de la burbuja de la Iglesia”.

 

El trabajo del P. Orlowski, además de los talleres de pintura de iconos en los que su objetivo es “enseñar los aspectos espirituales y artísticos de los iconos bizantinos”, incluye también pinturas religiosas para capillas y para uso privado. “Cuando empecé a pintar no tenía realmente un tipo de arte o estilo favorito. En algún momento, descubrí que, de forma natural, gravitaba hacia el realismo y el arte figurativo”, dice. “Más tarde, comprendí que esto está relacionado con mi enfoque de la vida en general. Quiero promover un enfoque más afirmativo del mundo… Creo que toda la creación es un regalo de Dios. Creo que cuando empezamos a apreciar la belleza del mundo que nos rodea, su armonía y diseño, empezamos a “ver nuevas todas las cosas en Cristo”. Descubrimos el amor de Dios que brilla en toda la creación”.

Written byÉcrit parEscrito porScritto da Ignatian Year Team
Estamos orgullosos de cubrir y promover las noticias y eventos más importantes del Año Ignaciano 2021-2022. ¡Lea más en ignatius500.global y jesuits.global!

More articlesPlus d’articlesMás artículosAltri articoli

La oración apostólica de San Ignacio

La oración apostólica de San Ignacio

Durante este Año Ignaciano, publicamos una serie de homilías que el P. General Kolvenbach pronunció en las fiestas de San Ignacio. En esta homilía, el P. Kolvenbach habla de la oración apostólica de San Ignacio. Iglesia de Jesús, Roma, 31 de julio de 2004 Celebrando...

Hombre de oración

Hombre de oración

Durante este Año Ignaciano, publicamos una serie de homilías que el P. General Kolvenbach pronunció en las fiestas de San Ignacio. En esta homilía, el P. Kolvenbach habla de Ignacio como hombre de oración. Iglesia de Jesús, Roma 31 de julio de 2002 Al celebrar hoy con...

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…

Sufrimiento redentor. Un testimonio de mi conversión…   Este artículo se publicó por primera vez en el Anuario de los Jesuitas de 2021. Puede encontrar el Anuario completo siguiendo este enlace.   El 21 de febrero de 2014, cuando me dirigía a presidir la...

Pin It on Pinterest